Armoniza y fortalece para que la propia persona se restablezca